Conócenos

Pilar Ezquerra Tomás

Nacida y criada en Zaragoza, ciudad que inspiró su temprana vocación artística y donde comenzó su primer contacto con la danza, dando sus primeros pasos de este baile en “La Galería del Tango”, durante el año 2005. Fue de la mano de su mentora, Rocío Rubio, que continuó con su aprendizaje en tango danza, y tuvo la oportunidad de formarse con reconocidos maestros de prestigio internacional, que han continuado siendo grandes pilares en su trayectoria, así como una constante fuente de inspiración. Entre ellos Marta Famá, Osvaldo y Coca Cartery ( Campeones del mundo de tango salón 2004), Gabriel Glagovsky, Andrés Molina, Gerónimo Dorkas, entre otros.

Muy pronto demostró dotes para esta danza, que junto con su interés y entrega por el tango, milonga y vals criollo, le llevó a formar parte del elenco de profesores de la escuela, donde se ganó un hueco primero como asistente, hasta lograr el puesto de profesor titular, que ha ejercido hasta hace unos años.

Llevada por la pasión que siente por esta hermosa danza, viaja de forma constante a la ciudad de Buenos Aires, Argentina, cuna del tango, donde mantiene el contacto esencial con la danza tango, y con la fuente primordial de este baile popular, investigando sobre sus orígenes históricos, y participando activamente del ambiente tanguero y cultural de la ciudad, lo que se traduce en una comprensión cada vez mayor de este género universal.

Viajar a Buenos Aires le ha permitido también perfeccionar y enriquecer su baile, mediante las clases recibidas de grandes maestros del tango e historia viva del tango porteño, lo que ha acrecentado si cabe su decisión de dedicarse profesionalmente a esta danza, tanto como docente y como bailarina. Esta es la virtud de los grandes maestros, señalar el camino para aquéllos que se han sentido escogidos.

El extenso Universo del Tango, le lleva también a desplazarse continuamente por Europa, donde se reúne con bailarines de todo el mundo para bailar e intercambiar conocimientos e impresiones, una buena prueba de se trata de un género muy vivo y con una larga vida por delante.

Completa su formación en danza con ballet clásico (Escuela Emilia Baylo), Danza contemporánea, Folclore de Aragón-Jota (Escuela Municipal de Danza), así como yoga y pilates.

José Antonio Gómez

Nacido en Zaragoza, demostró desde una edad muy temprana gran habilidad para el movimiento y la expresión corporal, lo que le llevó a destacar como joven promesa en el mundo del deporte a nivel nacional.

Siendo muy joven todavía, durante el año 2006, el tango se cruzó en su camino como una experiencia de vida profunda y transformadora. Fue en “La Galería del Tango” en Zaragoza, lugar de referencia de esta danza en la ciudad, a través de Rocío Rubio, directora y maestra.

Fue en la misma escuela que le vio formarse como alumno, y crecer como artista y bailarín, donde posteriormente comenzaría su carrera profesional al encargarse de la docencia de tango, vals y milonga como profesor titular de la misma.

Durante estos años de aprendizaje, tuvo la gran suerte y la oportunidad de formarse con importantes bailarines de Buenos Aires, grandes maestros de la ciudad del Tango, que le transmitieron no solo sus enormes conocimientos técnicos, si no también su amor por esta danza tan especial, y que siempre ha mantenido como grandes referentes en la evolución de su baile. Entre ellos, Marta Famá, Osvaldo y Coca Cartery (Campeones del mundo de tango salón 2004), Gabriel Glagovsky, Andrés Molina, Gerónimo Dorkas, entre otros.

Su formación se fue completando gracias a su constante contacto con Buenos Aires y sus maestros, cuna del tango, y otros países de Europa como Francia, Italia, Bélgica, Alemania, Serbia, donde viaja regularmente para participar en seminarios y que son lugar de reunión a nivel internacional, de los mejores bailarines de tango.

Familiarizado desde su infancia con el movimiento, el entrenamiento diario y la disciplina física y mental, la danza ha  brotado de una forma natural en él, como una pasión tan potente que ha decidido convertir en su profesión.

En sus propias palabras. “El encuentro con el Tango cambió mi vida por completo y un fuego poderoso se encendió en mi interior. Mis maestros me enseñaron a valorar y comprender esta danza popular, y dejaron en mí las semillas de su buen hacer, lo cual siento que ha ido encontrando su lugar con los años, conforme mi baile se ha ido desarrollando, ha ido madurando. A través del tango, estoy en contacto con mi propia esencia, y además puedo compartirlo con mi compañera ya que al bailar creamos juntos un lugar de expresión para los dos. Y es hermoso trabajar para lograrlo”.

A %d blogueros les gusta esto: